La construcción de viviendas volverá a crecer en 2014

012_Grues
La construcción residencial crecerá un 5% en 2014 y un 15% en 2015, según el informe Euroconstruct del Instituto Tecnológico de la Construcción de Catalunya (ITeC), que considera que el sector de edificación de nuevas viviendas repuntará así el próximo año tras cerrar en 2013 seis ejercicios consecutivos de descensos.

Los aumentos de la edificación residencial previstos para los dos próximos años contrastan con la reducción del 20% que esta actividad aún se anotará en 2013.

Así, el estudio calcula que el sector pasará de las nuevas 45.000 viviendas iniciadas en 2012 hasta unas 60.000 en 2015, un volumen que “aún está muy lejos” de las 250.000 comenzadas entre 1991 y 1993, y que apenas supondría un retorno a niveles de actividad de 2010.

“Es un horizonte muy modesto, que difícilmente puede calificarse como de salida de la crisis, pero suficiente para arrojar cifras positivas en términos de variación anual de la producción del 5% en 2014 y del 15% en 2015”, indica el informe.

El repunte en construcción de viviendas no impedirá que el conjunto del sector de la construcción siga cayendo hasta al menos 2015, si bien a tasas más moderadas, del 7,7% en 2014 y el 1,5% en 2015, frente a la caída del 23,8% aún estimada para este año 2013.

“Después de cinco años de crisis se apunta un cambio de tendencia”, ha asegurado el director del ITeC, Antón Checa, en la rueda de prensa de presentación del informe. De su lado, el jefe del servicio de Prospectiva del ITeC, Josep Ramón Fontana, ha advertido de que el presente ejercicio aún será particularmente duro porque, según ha dicho, bajar por sexto ejercicio consecutivo a un ritmo de dos dígitos “es una pésima noticia”.

Fontana ha puesto en perspectiva los valores positivos en la edificación residencial, señalando que “cuando uno es pequeño es muy fácil crecer y seguir siendo pequeño”.

Desplome en infraestructuras

El subsector “peor parado” es, según el informe, el de la ingeniería civil, que tras el desplome de un 47% en 2012, afronta la previsión de caer otro 42% este año, un 18,5% en 2014 y un 9,5% en 2015, por los recortes de la inversión en obra pública.

“Hacer previsiones sobre la ingeniería civil es hacerlas sobre el déficit fiscal en España”, y ni Bruselas ni Berlín parecen dispuestas a apoyar la inversión en este sector, ha valorado Fontana, y ha precisado que la obra civil no tiene perspectivas de recuperación en 2015.

En cuanto al sector de la rehabilitación, el informe indica que su evolución depende de las operaciones de compraventa. Por ello, estima que aún es “temprano para poner muchas esperanzas” en los planes de las administraciones para estimular el alquiler y renovación de viviendas. Así, de cara a 2015, se estima un mantenimiento de esta actividad sector.

Respecto a la edificación no residencial, se prevé que encoja un 17% este año y que reduzca su desplome hasta un 7,9% en 2014 y un 5,2% en 2015, puesto que la recuperación económica se prevé lenta y buena parte de la demanda se podrá satisfacer con el ‘stock’ ya construido.

Europa

“Si la recuperación del sector en Europa se prevé lenta y poco intensa, en España las debilidades se multiplican, los calendarios se retrasan y el tramo a recuperar es gigantesco”, ha glosado Fontana en referencia a las mejores previsiones en el contexto europeo, que pasan por un crecimiento del 0,5% en 2014 y del 1,7% en 2015.

El sector de la construcción en Europa tendrá que superar antes un 2013 recesivo y, aunque se cumplan las previsiones de crecimiento para los años siguientes, no habrá recuperado tan siquiera los niveles de producción del año pasado.

“Es prematuro calificar las previsiones de auténtica recuperación”, ha advertido Fontana, quien ha considerado que el regreso a la actividad está en manos de los consumidores, además de estar sujeto a la evolución del empleo, el crédito y también el sector público.

FUENTE: eleconomista.es

Noticias relacionadas:
100.000 pisos vacíos no son tantos
La recuperación de la actividad inmobiliaria
A pesar del boom, en los últimos 10 años no hemos visado más viviendas que en los 60s o 70s