Los 2 efectos de la reforma fiscal según BBVA

escrito por: @pmartinez-almeida

A partir de enero de 2015 el panorama residencial podría sufrir alteraciones de calado por la entrada en vigor de la reforma fiscal. Un informe de BBVA Research señala que el aumento de los impuestos que sufrirá el vendedor de una casa se traducirá en una subida de los precios y en una posible reducción de las ventas. Además, advierte de la caída que podría registrar la recaudación por vivienda.
Dentro de escasos días entrará en vigor la reforma fiscal que, entre otras medidas, contiene varias que afectan a la vivienda. La ley del IRPF no incluirá el coeficiente de corrección monetaria, que descontaba la inflación sufrida en los años transcurridos entre la compra y la venta. de este modo, se tributará por la ganancia del valor real de la vivienda vendida y también por la evolución de la inflación (se pagarán más impuestos).

Por otro lado, se mantiene los coeficientes de abatimiento pero sólo se aplicarán a los primeros 400.000 euros derivados de la venta de cualquier tipo de bien (viviendas, acciones, etc.), adquirido antes de 1995. Por encima de este límite, dejará de aplicarse y se deberá tributar por toda la plusvalía generada por la venta de la casa. este coeficiente pretende descontar de las plusvalías parte de las enormes revalorizaciones de las viviendas más antiguas.

En definitiva, cuando la venta de una casa se produce en un entorno en el que la venta de todos los bienes no supera los 400.000 euros, las plusvalías generadas por la venta de una vivienda generan un menor pago fiscal debido a la reducción del tipo impositivo que las grava. Sin embargo, cuando la venta de una vivienda y el resto de bienes supera el límite de 400.000 euros, la fiscalidad es más gravosa para el contribuyente.

Pero no todo el mundo tiene que tributar por la plusvalía generada por la venta de la vivienda. Cuando los ingresos provengan de una vivienda habitual y se destinen a comprar otra, las plusvalías permanecerán exentas de tributación, como sucede antes de aplicarse la reforma. además, en mayores de 65 años o discapacitados, la plusvalía derivada de la venta de una vivienda habitual seguirá sin tributar aunque la ganancia no se destine a la adquisición de otra vivienda.

Según BBVA, este cambio en la tributación por vender una vivienda puede tener dos efectos que afectarán al mercado de la vivienda:

1.- El propietario trasladará directamente a los precios de la vivienda el incremento fiscal. la entidad financiera recuerda que algo similar sucedió cuando se puso fin a la deducción fiscal por compra de vivienda.

2.- También puede tener un efecto directo en la oferta de vivienda ya que podría desincentivar las ventas, “dando lugar a un aumento de las viviendas vacías o un incremento del parque de viviendas en alquiler”.

Otro efecto puede ser que este aumento fiscal empuje a los contribuyentes a declarar un valor de venta inferior al real para minorar la plusvalía y tributar menos. en definitiva, el estado podría dejar de recaudar menos por la venta de viviendas.

BBVA Research propone incrementar la recaudación asociada a la vivienda con un aumento del impuesto sobre bienes inmuebles (IBI).

FUENTE: idealista.com

Noticias relacionadas: